El yoga y la mujer : Nischala Joy Devi

La mayoría de los practicantes de yoga son mujeres

Nischala Devy

 

Nischala Devi  dejó su carrera de asistente médico en  los años sesenta y estuvo 25 años viviendo en el ashram de Swami Satchidananda, de quien fué discípula. Allí aprendió y estudió la relación entre el yoga y el corazón y otras enfermedades.  La otra gran aportación de Nischala Joy Devi  fué traducir e interpretar los Yoga Sutras de Patanjali haciendo referencia a la vida de la mujer moderna y sobre todo a cómo se interpretarían estos Yoga Sutras a través de una perspectiva femenina.

Los Yoga Sutras y otros textos según la perspectiva de una mujer

Nischala Devi decía que la mayoría de los libros de texto yóguico clásicos están traducidos por hombres desde y para la conciencia de un hombre, lo cual no deja de ser paradójico cuando el 80% de los practicantes de yoga son mujeres o “yoguinis”.  Por esa razón ella decidió traducir y comentar estos Yoga Sutras en lo que llamó The Secret Power of Yoga: A Woman’s Guide to the Heart and Spirit of the Yoga Sutras. La  finalidad era que las mujeres pudieran entender el yoga a través de la filosofía y la sabiduría de los Yoga Sutras, desde una perspectiva femenina.

Respecto a su particular interpretación de los Yoga Sutras,  Nischala decía que tradicionalmente, éste define el yoga como el control de las modificaciones de la mente.  Entonces ella reinterpreta esta frase usando la metáfora de la conciencia y define el yoga como la conciencia que unifica todo en el corazón. Ella dice que incluso  hace 200 años no había palabras para “mente” o “pensamientos” porque todo venía del corazón: los pensamientos venían del corazón,  los sentimientos venían del corazón. Nischala se lamenta de que en nuestra cultura haya una gran separación entre mente y sentimientos, contribuyendo esto a la separación de la polaridad  sentir/pensar que también contribuye a la separación hombres/mujeres, ya que la naturaleza de la mujer es sentir y la del hombre pensar. Según Nischala,  la conciencia está en el corazón y ésta no puede ser tratada a través del control o métodos duros y rígidos porque el corazón no responde a eso. El corazón responde a el amor abierto y a la suavidad, a la gentileza y la cordialidad. Para Nischala el yoga es lo que nos lleva de vuelta al corazón uniendo la conciencia del cuerpo, la mente y las emociones y devolviéndolas al corazón. Eso es lo que ella define como la unidad del yoga.

La traducción de los yoga sutras y la mujer

En su traducción de los Yoga Sutras cuenta que había muchas palabras que se habían traducido de una manera poco femenina, como por ejemplo “Saucha”, que estaba siendo traducido como “pureza”  en el sentido de limpieza para el cuerpo, lejos de toxinas y suciedad.  Pero decía Nischala que eso no es aplicable a una mujer, porque la mujer por ejemplo, cambia pañales a su hijo o a otros niños y los limpian desde el amor y es una práctica para la mujer perfectamente aceptable y yóguica. También ella se dio cuenta que el sánscrito no era un lenguaje literal sino que era un lenguaje vibracional.

 

El Bhagavad Gita y la perspectiva de la mujer

Nischala hablaba también  del Bhagavad Gita, texto clásico muy vinculado al yoga, en el que se desarrolla  la conversación entre Krisna  y su primo y amigo Aryuna en el campo de batalla en los instantes previos al inicio de la guerra de Kurukshetra y en los cuales se debaten contenidos cercanos a la filosofía yóguica y vedanta. Del mismo modo que en otros texto clásicos, está muy centrados en el hombre desde la perspectiva del hombre  y su lucha, poder y razón.  Nischala señala la necesidad de una interpretación más receptiva,  más centrada en el corazón y con una práctica espiritual que haga honor a las emociones más que al control o al dominio de las mismas.

Las posturas de yoga y la mujer

Nischala comentaba algo muy interesante sobre algunas posturas de yoga, por ejemplo “mayurasana ” (pavo real). Decía que  que el centro de gravedad es diferente en un hombre que en una mujer y también hay que considerar el pecho de la mujer por lo cual no pasa nada si se pone mucha presión sobre la barriga de una mujer (lo cual no está permitido en la postura original). Por lo que decía que para una mujer, realmente no es un pavo real sino una “pava real”.

Ahora ella ofrece lo que llama “yoga del corazón” , “yoga of the heart” un programa de formación para profesores de yoga y profesionales de la salud que les permite trabajar de forma segura y efectiva con pacientes con cáncer y con problemas cardiovasculares. Nischala sintetiza sus conocimientos en su libro “El Camino sanador del yoga” o “The healing path of yoga“.  En este enlace, puedes leer una entrevista sobre esta obra a la autora (cortesía de Sivananda.org).

Os dejo el enlace a su página web.

Magazine